Etapa 8: en busca de Puffins

Otro día más que amanece lloviendo. En el parabrisas del coche tenemos un papelito que nos invita a pasar por la recepción de la piscina a pagar. Oye, pues ya que tenemos que pagar y la piscina está incluida en el precio, casi que aprovechamos no?

Nos falta tiempo para sacar la toalla y los bañadores, cambiarnos y meternos al agua. La recepcionista me pregunta si quiero que encienda las burbujitas. Claro que sí!!! Jacuzzi de agua calentita después de una noche fría en el coche. La entrada incluye sauna. Qué recuerdos de la época de Rovaniemi!

wpid-wp-1411599084865.jpeg

Son las 10 e iniciamos la ruta hacia la cascada de Dynjandi, la olvidada. La carretera se acerca por el fiordo y se ve al fondo. Han montado un aparcamiento justo abajo, por lo que hay que subir por un caminito asequible aunque alto y con buena pendiente.

wpid-wp-1411599141991.jpeg

Durante la subida vas pasando por varios saltos de agua que junto a la grande acaban sumando 100 metros de altura.

wpid-wp-1411629055902.jpeg

Arriba hay un fotógrafo con una cámara de gran formato. Como es habitual… nos mojamos bastante! por el rechazo del agua al impactar con las rocas.

wpid-wp-1411629041784.jpeg

Seguimos por los fiordos hacia uno de los atractivos de la isla, los frailecillos (también conocidos como puffins). Por el camino cruzamos un puerto de montaña y  paramos a comer, calentando noodles con el fogoncillo bajo una mesa de madera para que no le diera el viento ni la lluvia. Y luego arroz, aderezado con el aceite de hierbas que sobra del pote de queso feta. Para ser arroz calentado en una taza de 33cl no ha quedado tan mal!!

wpid-wp-1411628998019.jpeg

Girando a la derecha nos encontramos con un barco abandonado, el primer barco de acero islandés, varado en la playa desde 1987.

wpid-wp-1411629009950.jpeg

Seguimos recorriendo carretera hasta los acantilados de Latrabjarg, con una altura de 421m y dónde habitan diversas aves, entre ellas los simpáticos Puffins. Desde este punto, el más al oeste de la isla y de europa es posible ver Groenlandia en días muy claros. Está prohibido el camping debido a los fuertes vientos que pueden levantarse de golpe y que es habitad de estos animales.

wpid-wp-1411599185777.jpeg

Indican que para poder ver las aves hay que estirarse en el suelo para repartir el peso, pues de pie es peligroso por el viento y los surcos que las aves hacen. Estamos nosotros para ponernos a hacer la croqueta!! Nos asomamos un poquito, pero ni rastro de los pajarillos. Solo una pared vertical de 400 metros que cae al mar!! espectacular.

Nuestro gozo en un pozo tras un buen rato buscando los animalicos… volvemos al coche un poco desilusionados aunque entendemos que el clima los tiene obligados a esconderse en sus nidos.

Yendo por la ruta 60 hacia el sur de los fiordos la tarde nos regala otra luz magnífica. La carretera deja de estar asfaltada y hay maquinaria trabajando en ella, pero no pueden cortarla porque obligarían a dar una vuelta enorme a la isla. Nos preguntamos qué les costaba asfaltarla entera cuando tenían allí la maquinaria necesaria, en vez de hacerla a cachos.

Intentamos coger el ferry que cruza el fiordo hacia el sur para reducir los km. Son las 1730 y según el cartel que hay en la oficina, a las 18 sale un barco. Llamo y me dicen que sólo domingo y viernes, así que no nos queda otra que seguir adelante y parar una vez baje la luz.

wpid-wp-1411599198152.jpeg

Damos con un camping con duchas de agua caliente, y ahi plantamos el coche en nuestra última noche con el Qashqai.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s