Etapa 9: llegada a Reykjavik

Cuando ha sonado el despertador esta mañana, desde dentro del coche se veía un color raro en el cielo. Al salir para ir a la ducha vemos que es el amanecer!! El primero que vemos desde que estamos aquí y el primer día que no caen gotas ni está gris. Hoy va a ser un gran día!!

wpid-wp-1411629585985.jpeg

Por el camino clima islandés: en menos de 5km pasamos del sol al diluvio universal y vuelta al sol. Para volverse loco!!

 

Empezamos a bajar con la duda de si ir a Borgarnes y Reykjavik o desviarnos y ver una última cascada, por eso de no dejar la lista incompleta. Así que cogemos la 50 y 518 hacia Hraunfossar y Barnafoss, unas curiosas cascadas formadas sobre lava.

wpid-wp-1411629605150.jpeg

Hay dos formas de llegar a Reykjavik… la aburrida N1 o la forestal 550. Vamos a despedirnos a lo grande no? Como toda buena “F”, en la entrada tiene el cartel que recuerda a los turismos que tienen la entrada prohibida.

 

Es meterse en una F y que desaparezca todo rastro de vida. La carretera empieza a subir y traquetear. Sopla el viento muy fuerte, como todavía no lo habíamos visto aquí en Islandia (y eso que todo el mundo nos había advertido de ello).

 

Desvío a la izquierda, obras para la construcción de un puente y una grua en medio del camino. Preguntamos en la garita si se puede seguir por la 551. Dice que sí, que lleva al glaciar asi que para allí que vamos! 6km que suben hasta una casa-restaurante y los enormes 8×8 de las excursiones al glaciar.

wpid-wp-1411629618038.jpeg

Y delante nuestro, una enorme massa de hielo kilometrica que cubre la ladera de la montaña. La temperatura del coche marca 4°C (ha bajado 10 en solo 5 kilometros!!!) y la lluvia y la ventisca nos impiden bajar del coche y acercarnos un poco más.

Retrocedemos por la 551 persiguiendo un doble arcoiris que siempre se aleja de nosotros.

wpid-wp-1411629631891.jpeg

Ya de nuevo en la 550, vemos que es bastante “plana” y rápida, por lo que David desactiva el control de tracción y empieza a exprimir el Qashqai por la pista de grava. Última etapa del Mil Lagos Islandés para despedirnos de esta tierra! Curvas rápidas, baches y charcos, pura diversión!!

 

Llegando a Reykjavik nos asombra ver que todo el mundo circula por el carril derecho, facilitando las incorporaciones, respetando a los demás y todo lo que el trafico debe obedecer.

 

Llegamos a la puerta del Kex Hostel, (patrocinado por María José Roldán), un albergue muy hipterizado.

wpid-wp-1411634845378.jpeg

Procedemos a sacar las bicis del maletero para meterlas en un cuartito, vaciar todo el maletero y comprobar que no queda nada en el coche, algo muy fácil después de tantos días haciendo vida en él.

 

Dejamos las llaves en recepción (nos lo recogen sin sobrecoste en cualquier hotel de Reykjavik!) y bajamos al Domino’s pizza, situado estratégicamente al lado de la puerta. Hoy es el día de nuestros mecenas! Alvaro nos patrocina la pizza familiar y las tiras de pollo, la primera comida caliente en serio desde los nachos de Marcel en Egilsstadir!! A tu salud Álvaro!!

 

DSC_0423

Y ahora si, toca recorrer la ciudad aprovechando que no llueve y tenemos las bicis listas. Eso de que no llueve… es como el chiste de los intermitentes: ahora sí ahora no.

 

En la calle principal todas las bicis están sin atar o con una cadenita de las que en España usamos (con reservas) para atar el sillín. Atamos las nuestras con algo más contundente y paseamos un poco, se nos hace taaaan raro alejarnos de las bicis!!!

wpid-wp-1411629665030.jpeg

Reykjavik parece más un pueblo que la capital de un país (la más al norte de europa, por cierto), con sus casas de colores en las calles principales. Con las bicis bajamos hacia el puerto, dónde está la escultura del Sun Voyager y el palacio de cultura Harpa.

wpid-wp-1411629672434.jpegwpid-wp-1411629680715.jpeg

Volvemos a subir a la catedral, que fotográficamente hablando deja bastante que desear aunque es curiosa por su forma.

 

Y de vuelta al Kex se cruza en nuestro camino la Paradise Ice Cream, una heladería con una pinta estupenda. Batidos de 4 “pelotas”!!! bolas de coco y fresa para recuperar azucar. Pensareis que estamos locos, pero lo cierto es que empieza a llenarse de nativos que van pidiendo helados enormes, pese al frío que hace fuera.

wpid-wp-1411629689821.jpeg

Volvemos al Kex, para sentir de nuevo lo que es dormir en una cama normal!!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s