La niña de los tacones

Es curioso como la percepción sobre una misma persona puede variar tanto en función de quién te juzgue. Para mis amigas y familiares soy “una bestia sobre la bici”, la loca de las trialeras, una Josef Ajram en femenino y con menos tatuajes; para el resto del mundo, una ciclista aficionadilla más. Pese a que mis cicatrices y marcas en las piernas incitarían a pensar en la primera, yo coincido con esta segunda opinión.

Dónde sí hay unanimidad es que soy “la de los tacones, vestido y bicicleta”. Hace 13 años que cambie la T10 (antes de que empezara a subir y se convirtiera en un lujo) por una bicicleta para mis desplazamientos por Barcelona, y eso no iba a influir en la forma de vestir. Sí, se puede. Es facil, al pedalear apoyas la punta del pie, por lo que el tacón no molesta. Y la falda? Da igual su longitud, a lo largo del camino siempre encontrarás alguna alma enferma que te tira una mirada lasciva, algún conductor que mira más al retrovisor que hacia adelante y algún que otro piropo de dudoso gusto. Pese a estar harta de todo esto, la bicicleta sigue siendo la mejor forma de llegar de buen humor a la oficina.
DSC_0099

Mi palmarés ciclista no es muy brillante. Hace dos años la bici se convirtió en mi terapia personal gratuita para superar una de esas jodidas pruebas que la vida te pone en tu camino. Entre ella y yo, no iba a darle el placer de ganarme. Así fue como me compré mi Merida Matts 40 y unos pedales automáticos. El Bunker del Carmelo y el Tibidabo eran vecinos de entreno, no sin las caídas de todo principiante con las calas (dolor!). Esto engancha, quiero mas. Trialeras, llegar a casa llena de barro (bicicleta y yo). Hormonas de felicidad en vena. Probemos las trileras. Un par de salidas con los chicos de Barcelona Biker Team (cuando aún hacian rutillas de broma, aptas para todos los públicos), que tengo que decir me mimaron mucho al ser la única chica del grupo; una pedalada popular (los cojones) por Collserola tras un día de lluvia, dónde mi ego se rompió más que la cámara que pinché. Porque sí, tengo un ego enorme, en mi casa me enseñaron a no rendirme y que si un chico puede yo también y me duele horrores abandonar.

Cada una de esas salidas tenía un leimotiv en común: No Pain No Game, que se acabó convirtiendo en un tatuaje en el pie derecho, para recordarme cada vez que bajo la cabeza para abandonar, que si no te cuesta conseguir las cosas no mola. Quizás es por eso que admiro profundamente a todo aquel que decide hacer una IronMan, la Titan Desert, una triatlón o cualquier otra competición que implique una superación personal. En cada salida que hago, me fastidia no cruzarme con más mujeres ciclistas, especialmente en la montaña.

Mi experiencia en larga kilometrada se reduce a una Via Verda desde Ripoll hasta Girona, unos 100km. Con las alforjas, a una “vuelta al Carlit en BTT” bastante accidentada. La idea del Camino de Santiago hace años que ronda por mi cabeza, pero por el norte, que mola más, que por el centro es muy plano. Y no se me ocurre nada mejor que estrenarme en esto del Cicloturismo que yendome a Islandia, país de viento y lluvia (mi odio más profundo). Reconozcámoslo, mis conocimientos de mecánica de una bicicleta son los mismos que los de un niño de 5 años (creo que si me pides que la dibuje, lo haré igual de mal): dos ruedas, dos pedales, una cadena y dos frenos. No tengo ni idea de qué componentes tiene mi pequeña.

Joder Sara, esto va a ser (duro) muy duro (¡y lo sabes!). Aunque te joda admitirlo, de los dos eres la débil y la que menos rodaje lleva. Por eso tienes que ponerte las pilas y cada día que pasa es uno menos de “entreno”. Porque aunque se va a disfrutar del viaje, no quieres joderle el ritmo a nadie ni que tu compañero tenga que tirar de ti. ¡Antes muerta que arrastrá! Así que para ti esto se convierte en EL reto, en la búsqueda de tus límites físicos, y en la primera vez que te tomas en serio unos entrenos.

2 comentarios en “La niña de los tacones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s